Cocomacia logra compromisos institucionales para avanzar en su plan estratégico

Con un evento realizado en la Fundación Universitaria Claretiana, el Consejo Comunitario logró establecer apoyos para las acciones que busca ejecutar en los próximos 10 años.

Quibdó, noviembre 15 de 2017 – Bajo el lema “planeando el futuro, actuando ahora”, Cocomacia convocó a diversas instituciones gubernamentales, privadas y del sector de la cooperación para la presentación de las metas que quiere alcanzar en la siguiente década y lograr apoyos para ejecutarlas. “La jornada fue muy exitosa, porque pudimos ver la voluntad de las entidades y también, concretamos formas de impactar en conjunto”, explica Rosendo Blandón, Representante Legal de Cocomacia. “Tenemos ahora que trabajar para que estos compromisos se materialicen y sigamos beneficiando a las 7.400 familias de nuestro Consejo Comunitario”, aseguró.

Durante el evento, cada una de las 11 áreas temáticas en las cuales trabaja Cocomacia presentó un panorama de la situación actual que se vive en el territorio, así como propuestas de acción. Los asistentes, que representaban a distintas organizaciones y entidades públicas del nivel nacional, regional y local, tuvieron la oportunidad de responder directamente y establecer compromisos específicos. Como veedores de estas propuestas estuvieron representantes de los 124 consejos comunitarios locales de Cocomacia, así como miembros de su Junta Directiva y Comité Disciplinario.

Para Carmen Candelo, Directora del Programa de Gobernanza y Medios de Vida Sostenible de WWF Colombia, el evento fue un ejercicio de democracia en el Chocó. “Estos son ejercicios de construcción de gobernanza territorial que muestran cómo las apuestas conjuntas pueden lograr resultados, tal y como lo ha experimentado Cocomacia al ser socio del proyecto GEF de Conservación de la biodiversidad en paisajes impactados por la minería”. Candelo hace referencia al proceso de acompañamiento que recibió el consejo comunitario para el fortalecimiento de su proceso organizativo, así como para el desarrollo de instrumentos de planeación territorial y mejoramiento productivo de su negocio Asprodema.

Los compromisos

Durante el evento, la Corporación Autónoma del Urabá – Corpourabá anunció su apoyo para lograr que el Plan de Ordenamiento Territorial y Ambiental de Cocomacia (POTA) trabaje de la mano con otros instrumentos de planeación y se logre una gestión adecuada del territorio y sus recursos. Por su parte, la Agencia de Renovación del Territorio – ART aseguró que el Consejo Comunitario es partícipe de la ruta de concertación de los PDET, programa dirigido a implementar los instrumentos de la Reforma Rural Integral en los territorios más afectados por el conflicto armado. La ART reiteró además su voluntad de seguir gestionando el proyecto de la agrotienda fluvial interétnica.

A su vez, la Gobernación de Antioquia, se comprometió a hacer partícipe al Consejo Comunitario del plan que están trazando para el cumplimiento de la Sentencia T-622 de la Corte Constitucional que insta a la protección del río Atrato.

En el aspecto productivo y de comercialización, también hubo buenas noticias.  Prosperidad Social – PS mencionó la apertura de 200 nuevos cupos para el programa Mi Negocio que fortalecerá negocios en Quibdó. La Alcaldía de la ciudad también hizo referencia a un plan para fortalecer el cultivo de cacao y arroz y la Alcaldía de Urrao se refirió a un proyecto de seguridad alimentaria que están ejecutando con Confenalco y la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas – UARIV.

Desde la Diócecis de Quibdó se estableció un apoyo para la publicación del periódico El Atrateño, que permite informar a los 124 consejos comunitarios locales de Cocomacia, y Monseñor Juan Carlos Barreto expresó su voluntad de continuar realizando acciones conjuntas de alertas y denuncias tempranas para los casos de violencia que así lo ameriten.

Surgieron además otras ideas, como el trabajo conjunto de Cocomacia con universidades, el cual se puede dar a través de sus estudiantes y con conocimiento técnico, por ejemplo, en el aprovechamiento de productos forestales no maderables. Desde el sector de la cooperación el Movimiento Sueco por la Reconciliación – SweFOR invitó a la Junta Directiva del Consejo a postular proyectos específicos para ser evaluados y recibir apoyo.

Artesanías de Colombia y la Alta Consejería para el Post Conflicto no pudieron viajar a Quibdó, pero enviaron mensajes de respaldo a esta iniciativa y ofrecieron apoyo para continuar aportando a la construcción del Plan estratégico de Cocomacia.

¿Quienes participaron?

En el ámbito nacional: Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible – MADS, Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones – MINTIC, Ejército Nacional Procuraduría General de la Nación, Prosperidad Social – PS, Agencia de Renovación del Territorio – ART, Agencia de Desarrollo Rural – ADR, Unidad de Restitución de Tierras – URP, Programa Nacional Integral de Sustitución de cultivos de uso ilícito – PNIS, Programa Visión Pazcífico y Federación Nacional de Medios – Fedemedios.

A nivel regional y local: Corporación Autónoma del Urabá – Corpourabá, Gobernación de Antioquia, Gobernación de Chocó, Procuraduría regional, alcaldías de Urrao, Vigía del Fuerte, Bojayá, Medio Atrato y Quibdó y  Diócesis de Quibdó.

Desde la cooperación internacional: Organización Internacional para las migraciones – OIM, Onu Mujeres, WWF Colombia, Movimiento Sueco por la Reconciliación – SweFOR, Instituto Canadiense de los Recursos Internacionales y el Desarrollo – CIRDI y Programa oro legal – USAID

Organizaciones locales: Corporación Manos visibles, Alianza por el clima, Universidad de Antioquia, Universidad Tecnológica del Chocó – UTCH, Fundación Universitaria Claretiana, Selvacéutica, Red Barule – Federación de medios comunitarios del Chocó, Asociación de Mineros de Bebaramá – Asomibe, Foro Interétnico Solidaridad Chocó – FISCH y Seglares Claretianas.

 Las metas a 2027 

A continuación, algunas de las metas del plan Cocomacia 2027, planeando el futuro, actuando ahora:

  • Las comunidades que habitan el Medio Atrato, hacen un uso de los recursos naturales de manera sostenible y en coherencia con los reglamentos internos de cada Consejo Comunitario Local y Mayor, así como la veeduría ciudadana a la sentencia T-622 del 2016 de la Corte Constitucional.
  • Lograr que los 124 consejos comunitarios locales (CCL) cuenten con una cobertura de calidad en salud en términos de recursos humanos, dotación e infraestructura que integre la etnomedicina y la medicina occidental, así como una cobertura de calidad en educación que fortalezca a identidad, la autonomía y el proceso organizativo.
  • Para 2027 se busca que al menos 30% de los alimentos consumidos sean producidos, transformados y comercializados en el territorio de Cocomacia, a través de empresas que generan rentabilidad para las familias y para la Organización.
  • En estos 10 años Cocomacia es reconocida por su trabajo en la defensa del territorio y los derechos humanos y los 124 CCL han elevado sus niveles de protección y garantías para su trabajo mediante la denuncia de violaciones a los derechos humanos; generan propuestas de resistencia pacífica, resolución de conflictos y reparación colectiva con enfoque étnico; e inciden en la definición e implementación de políticas públicas, planes y programas posicionando su visión propia de desarrollo y paz en el área de influencia.
  • Las mujeres de los 124 Consejos Comunitarios Locales de Cocomacia avanzan en el empoderamiento y ejercicio de sus derechos, en la valoración de sí mismas y en la denuncia de los casos de violencia de género. Así mismo, fortalecen su liderazgo como mujeres pacifistas y constructoras de paz para la promoción de una cultura de respeto y de relaciones más equitativas entre hombres y mujeres, como elemento fundamental para la construcción de la paz y permanencia en sus territorios.
  • Se mantienen vivas las manifestaciones culturales propias, fortaleciendo la recreación y actividades deportivas, formando niños, niñas y jóvenes propiciando estrategias de generación de ingresos, sentido de pertenencia y construcción de paz.