Aprobada ley que protege los páramos en Colombia

Con la sanción presidencial de la legislación que busca salvaguardar los ecosistemas de páramo en Colombia, inicia el desafío de lograr su adecuada ejecución.

Luego de más de dos años de discusiones en el Congreso y con el apoyo de múltiples partidos, hoy el país cuenta con un nuevo instrumento para lograr la conservación de los páramos. Varias disposiciones ya habían avanzado el camino para buscar que las llamadas fábricas de agua, que proveen el líquido a 7 de cada 10 colombianos, estuvieran protegidas. Sin embargo, es la primera vez que se cuenta con una ley específica que prohíbe la explotación minera en estas zonas y además estipula fuentes de financiación para que las comunidades puedan hacer una reconversión de sus actividades productivas, si estas no se adecúan a la salvaguarda de este delicado ecosistema.

La nueva legislación también contempla medidas para que las comunidades puedan combinar su calidad de vida con la conservación del páramo. Se busca realizar procesos de transición y regulación para el desarrollo de actividades de bajo impacto. Con el fin de lograr que estos procesos de reconversión se realicen, la Ley contempla recursos como los que provienen del impuesto al carbono.

La implementación, que recaerá sobre el nuevo Gobierno, no estará exenta de desafíos, pero estamos seguros que a través del diálogo es posible lograr los procesos de transición y regulación que se necesitan para que las comunidades paramunas desarrollen actividades de bajo impacto”, explica Mauricio Cabrera, coordinador de política en temas mineros de WWF Colombia, y agrega: “Las transiciones deben hacerse de manera gradual, protegiendo los derechos de las personas, pero a la vez entendiendo que su vida en el páramo depende en gran medida de que este siga existiendo”.

¿Por qué son tan importantes los páramos?

Proveen el agua que consume el 70% de la población en Colombia. Esta agua es utilizada por diversas industrias y para la producción de energía a través de las hidroeléctricas. Los páramos son también el hogar de fauna y flora endémica, es decir, que no existe en ningún otro lugar. Los páramos no sólo son importantes en Colombia sino que se consideran un activo global.

Un servicio menos conocido, pero igualmente importante, es que estos ecosistemas capturan carbono, contribuyendo a la mitigación del cambio climático. Se estima que el subsuelo del páramo almacena hasta 1.000 toneladas de CO2 por hectárea. Cuando se cambia el suelo del páramo para actividades productivas, este carbono se libera y contribuye al calentamiento global.

Datos clave

  • El páramo de Sumapaz, en la cordillera Oriental colombiana, es el más grande del mundo y en él se encuentra el mayor número de lagunas de alta montaña del país.
  • La mayor parte de los ríos de Colombia nacen en los páramos.
  • Distribuidos sobre las tres cordilleras, los páramos colombianos suman un área equivalente al 1,69% del territorio continental nacional, es decir unos 19.330 Km2.
  •  17% de la población de Colombia depende del suministro hídrico del páramo de Chingaza, que provee 16 metros cúbicos de agua por segundo a Bogotá y ciudades aledañas.
  •  Los páramos han sido habitados desde épocas prehispánicas y se encuentran sitios arqueológicos de importancia.